Por Camila de la Fuente

Entrevista realizada en el 2016

 

Desde muy temprano en su vida comenzó a dibujar por entretenimiento junto a su hermana y su padre. Se divertían desde que él tenía 6 años, así que Til Mette creció con esto. Este pequeño alemán del norte creció hasta hacer las famosas y graciosas caricaturas sociales que han impactado a muchos europeos y al mundo. Til Mette es alto, siempre lleva un peinado despelucado y una sonrisa honesta que acompañan sus manos talentosas que logran caricaturas sobre la sociedad cambiante y los problemas que ésta tiene que lidiar.

 

¿Cuándo comenzaste a dibujar caricaturas?

Creo que desde muy temprano en mi vida fue parte de mi entretenimiento, así que comencé a dibujar cuando tenía, creo, seis años. Mi padre lo hizo y mi hermana lo hizo así que nos divertimos. Así que crecí en esto muy temprano.

¿Por qué ser un dibujante?

La idea de convertirme en caricaturista vino mucho más tarde porque como un niño no tienes idea de que se trata de un trabajo, por lo que convertirse en dibujante básicamente fue en los años en que era estudiante en la Universidad de Bremen, inicialmente quería convertirme en un periodista pero mis artículos eran tan cortos y no pude escribir más y como sabía dibujar y siempre tenía sentido del humor me mudé a los cartones y esto es lo que hice como estudiante y tuve mucha suerte de poder trabajar hasta hoy .

¿Cómo es tu proceso creativo cuando trabajas?

Bueno, esa es una pregunta … No tengo una respuesta directa para esto. En realidad, me siento miserable antes de la fecha límite todas las semanas, tengo un plazo semanal, así que es como si trataras de enfocarte en los temas que tienes que dibujar y luego, básicamente, … tu fecha límite te persigue. Entonces, creo que cada dibujante trabaja más o menos igual … La mayoría de ellos que conozco están mal organizados, ¡como yo! (risas)

¿Cuál es la caricatura, hecha por ti, que ha causado más impresión en las personas y cuál, hecha por ti, ha causado más impresión en ti mismo?

¡Dibujé como dibujante profesional por 35 años, así que he hecho muchos, muchos dibujos! Así que ciertamente dibujos que impresionaron, quiero decir, uno de ellos … Casi me despidieron por una de estas caricaturas, pero fue sobre un accidente aéreo, así que no tuvo nada que ver con la política. Los otros recientemente, en Alemania tenemos este tema muy serio sobre los refugiados que vienen a Alemania y es muy delicado. Entonces la gente está muy nerviosa por esto, por lo que para algunas de las caricaturas realmente se producen muchas reacciones y muchas de estas reacciones no son buenas. Porque creo que tenemos que ayudar a las personas que están huyendo de una terrible guerra y Alemania tiene una de las responsabilidades del mundo civilizado: dar refugio a las personas. Eso no significa necesariamente que vivan para siempre en Alemania, pero para el momento en que no puedan regresar a Siria, tienes que ofrecerles algún tipo de refugio. Pero muchos alemanes ven esto de otra manera, tienen miedo porque la mayoría de ellos son musulmanes, temen que provengan de una cultura diferente y no se integren. Entonces hay muchos alemanes enojados y si básicamente apoyas el programa de refugiados recibes muchas críticas.

¿Qué diferencias ves en el dibujante latinoamericano comparado con el dibujante europeo?

Es muy difícil decir europeo porque Europa no está unida por un idioma, como América Central y América del Sur, básicamente hablan un idioma. No Brasil, pero la mayoría de los países. Entonces, los sudamericanos y los centroamericanos pueden entenderse. Nosotros no podemos entendernos porque no tenemos un lenguaje común. Eso significa que debes saber el idioma francés o el idioma danés o el griego para entender lo que estás dibujando. Entonces, realmente no hay este toque europeo. No sé si los franceses conocen mis caricaturas porque tienen que traducirlas. Pero diría que la gran diferencia es que no estamos en un hilo en general, eso no significa que las caricaturas danesas no fueron atacadas … ese terrible ataque hace diez años, y los doce miembros de la revista satírica Charlie Hebdo, eso fue una pesadilla para toda nuestra comunidad, para toda la industria de los medios. Esto solo muestra en qué tiempos cambiantes vivimos ahora. Vivimos en un momento muy difícil ahora mismo porque la comunidad musulmana fundamental o los radicales exigen que obedezcamos sus reglas, lo cual no funciona así. No trabajamos para ellos. Si vienen a Europa, deben respetar la tradición europea, lo que significa: libertad de expresión, libertad de prensa y libertad de arte.

Dijiste que te defines como dibujante de la izquierda, para ti ¿cuál es la importancia de tomar partido?

Bueno … la semana que viene cumpliré 60 años, así que si te consideras de la izquierda definitivamente cambias. Si eres joven, probablemente seas un poco más radical, si haces esto durante muchos años si creces, definitivamente te vuelves más conservador. Así que ya no soy una izquierda radical, en realidad nunca fui realmente radical. Pero entiendes a los conservadores y respetas muchos puntos de vista de algunos de ellos. Entonces, los estadounidenses tienen estas palabras “ser liberal”, lo que en Alemania tiene una connotación diferente porque eso significa que eres “liberal de negocios” o algo así. Pero los estadounidenses quieren decir “piensas libremente sobre los pensamientos” y realmente me gusta mucho este término. Nosotros en Alemania no tenemos este término, así que uso el término estadounidense “Soy liberal”.

¿Crees que los nuevos medios pueden vivir con las formas tradicionales de hacer caricaturas? En este momento, el mundo está cambiando …

Creo que las caricaturas son una gran forma de arte que funciona en cada tableta, en cada teléfono celular. Porque necesitamos una sola imagen, muy poca escritura y el teléfono móvil es en realidad una pantalla perfecta para nuestro arte. Pero  lamentablemente tenemos que lidiar con el mercado en ruinas. La gente ya no te paga si estás en la web y ese es el mayor problema. No es la tecnología, la tecnología es genial para nosotros, nuestras noticias se transmiten a gran escala, las personas tienen fácil acceso a nuestro trabajo, pero el mayor problema es que los dibujantes profesionales se quedan sin negocio porque ya no les pagan. Y si eres un dibujante profesional, ¡alguien tiene que pagar por tu trabajo! De lo contrario, te sientas en un taxi y por la noche no tienes la energía para pensar en los temas que tienes que dibujar.

¿Puedes describir tu vida como dibujante en tres palabras?

¡¿En tres palabras ?! … diversión, estrés, diversión.

Para ti, ¿qué es una “buena idea”?

Creo que una buena idea en la caricatura es si alguien reacciona como un impulso. Si alguien comienza a reírse, no porque su cerebro le diga que se ría, pero su … no lo sé … pero su cuerpo le dice que se ría, si no que es un reflejo. Y si funciona inconsciente, entonces me doy cuenta de que conseguí lo que quería. Llegar a donde no hay control cognitivo. Creo que por eso podemos ser muy, muy poderosos si se nos ocurre una gran idea. Yo diría que el 90% de mi trabajo no es así. Pero 10% puedo llegar a alguien de esa forma. El 90% es … ya sabes, lo que haces regularmente, e intentas hacer tu trabajo. En realidad es raro, estas caricaturas son tan geniales que te tocan por el corazón.